defiende el enfoque de género

COLOMBIA: LA PAZ PERDIÓ, GANÓ EL IMPERIO

Publicado: 2016-10-03



Ganó el NO y la derecha colombiana, igual que el fujimorismo, quiere hacer creer que es el triunfo de las mayorías pero, cuando se analizan ya no solo las cifras sino las tendencias y las perspectivas, el SÍ sigue siendo un objetivo a lograr, un propósito a alcanzar. Será difícil pero es enteramente posible.

El NO conduce a la continuación del estado de guerra, a la violación de los derechos, a la impunidad de los sectores fascistas, al fundamentalismo militarista, a la carrera armamentista, que se traga una buena parte del presupuesto colombiano, a la política de cupos y captura de rehenes, de parte de la guerrilla, que desde hace 52 años mantiene una presencia activa en la sociedad y el territorio de la patria de Gabriel García Márquez, que en muchas de sus obras nos narra episodios densos e inacabables de las guerras de su país.

Llama la atención el enorme porcentaje de ausencia ciudadana a la cita electoral. Solo el 37.28 % fue a votar. El 62. 72 % no lo hizo. ¿No se siente involucrada esta población en temas trascendentes para la vida de su país?

El neoliberalismo – ya lo sabemos - ha inculcado el virus de la estupidez al género humano y ha exacerbado el individualismo; pero esto solo es una parte del problema. Hay algo mucho más complicado.

Recordemos que en la estrategia del imperio yanqui, que hayan tensiones y conflictos conviene a sus intereses: a países como Colombia los moteja de inviables; luego, los domina, política y militarmente; y, finalmente, los ocupa.

Con un enfoque así precisamos, que el señor Uribe no es un genio del mal. Esa no es la visión que tienen de él los sectores pensantes –minúsculos pero felizmente existente- . Al contrario, su imagen es la de un hombre limitado, torpe, pero presto –como todo lacayo- a ser un “operador del mal”. Nada más.

Lo demás, lo hacen los medios al servicio del poder. Continuar la guerra significa que la industria bélica tiene asegurado su mercado cautivo. Según el Banco Mundial en 1988 el porcentaje del PBI de Colombia, asignado a la adquisición de material bélico era de 2.2%. En el 2015 llegó al 3.4 %.

“Colombia incrementa su presupuesto en defensa para el 2016, pero reduce el capítulo de inversiones”. Así, el presupuesto para compra de armas se incrementó este año en el 6 % con respecto al año pasado. Mientras que los gastos de inversión para obras y desarrollo decrecieron casi a la mitad. (www. Infodefensa.com/latam.)

Por eso decimos: el hecho de que el 50.4 % del NO se imponga al 49. 75 % del SI, aun cuando el margen sea estrecho, supone que la guerra interna continuará. Y esto beneficia a la industria de la guerra.

Se ha impuesto el interés del poder trasnacional. Se ha exacerbado el desprecio a todo lo que signifique reconciliación nacional. Y, también hay que decirlo, la autocrítica de los comandantes de las FARC se hace un poco tarde. De eso se han aprovechado muy bien los sectores duros y montanos.

Lo cierto es que los señores de la guerra, que buscan que Colombia siga sumida en el tornado de la violencia, han logrado una victoria.. Por ese camino, las posibilidades de una sociedad próspera se hacen inalcanzables por ahora.

Se apostó por la vida y ganó el odio, el crimen y la muerte. La paz, que esta vez estuvo al alcance de las manos de la nación colombiana, se aleja y los áulicos propagandistas, que la sabotearon desde un comienzo, en sus fueros más íntimos, se alegran.

Es lamentable. Colombia ha ingresado a un abismo y parece que la comunidad latinoamericana no lo ha advertido del todo. En todo caso, más temprano que tarde, como decía el poeta César Vallejo, a propósito de la guerra civil española: “solo la muerte morirá”.

Que así sea…


Escrito por

Julio Yovera

Natural de Catacaos, Perú. Es docente investigador en temas de educación, cultura y literatura Ha publicado libros de poesía. Ama la vida.


Publicado en